Es una alternativa al proceso contencioso cuando no existe mutuo acuerdo entre ambas partes, no es exactamente una terapia.

La Mediación Familiar en procesos de separación y divorcio, es una alternativa al proceso contencioso cuando no existe mutuo acuerdo entre ambas partes, no es exactamente una terapia. Queda respaldada por la "Ley 1/2007, de 21 de febrero de Mediación Familiar de la Comunidad de Madrid". Se realiza con un profesional cualificado e imparcial, cuyo único objetivo es que ambas parten lleguen a un acuerdo, y velar con los derechos de los hijos.

Primera Parte, PREMEDIACIÓN

Segunda Parte, MEDIACIÓN